En el sector de moldeo, se ejecuta la conversión de modelos a moldes funcionales para la fundición. Se emplean una variedad de materiales, entre ellos, arena mezclada con aglutinantes que garantizan la integridad del molde durante todo el proceso de fundición. La destreza en la creación de moldes precisos resulta fundamental para obtener piezas de acero exentas de defectos y con las dimensiones exactas especificadas en el diseño, destacando la importancia de esta fase en la producción de componentes de alta calidad.

Diseño 3D e investigación

En el núcleo de la operación, se encarga de llevar a cabo el proceso de transformación de metales en estado líquido a través de la colada en los moldes. Hornos de alta capacidad y tecnología avanzada se utilizan para alcanzar las temperaturas requeridas, asegurando así la fusión adecuada del acero. La coordinación precisa de la temperatura, velocidad de colada y otros factores es crítica para la obtención de piezas de acero de alta calidad y resistencia.

Planta de fundición
Control de calidad
Mecanizado de la pieza
Moldeo de arena

En esta fase primordial, el equipo multidisciplinario de diseño 3D e investigación se sumerge en el desarrollo y refinamiento de planos y esquemas cruciales para la producción de componentes de acero. A través del empleo de software especializado, se ejecuta un diseño detallado que contempla minuciosamente factores como resistencia estructural, tolerancias y especificaciones técnicas. La investigación continua en este ámbito se orienta hacia la exploración de tecnologías emergentes y métodos innovadores que puedan potenciar tanto la eficiencia como la calidad intrínseca del proceso de fundición.

Modelería

En esta fase se abarca la confección de modelos físicos y patrones a partir de los previamente elaborados diseños 2D. Mediante el uso de materiales selectos como la madera, el equipo modelador genera moldes altamente precisos que constituirán la piedra angular para la reproducción de piezas de acero en la fase de moldeo subsiguiente. La exactitud desempeña un papel crucial en este proceso, ya que asegura la fidelidad del producto final a las rigurosas especificaciones de diseño establecidas.

El control de calidad engloba todas las fases del proceso. Se ejecutan inspecciones exhaustivas mediante el empleo de herramientas avanzadas, como pruebas no destructivas, con el objetivo de asegurar la conformidad con los rigurosos estándares establecidos. Además, se llevan a cabo análisis metalúrgicos detallados y se verifica la precisión dimensional, garantizando que cada pieza cumpla con las especificaciones detalladas en el diseño y los exigentes requisitos de calidad establecidos. Este enfoque integral de control asegura la consistencia y excelencia en cada componente producido.

En la etapa final en el área de maestranza, se realiza el acabado y la mecanización final de las piezas de acero. Empleando herramientas de precisión, se eliminan rebabas, se llevan a cabo ajustes finos y se verifica minuciosamente que cada pieza cumpla con tolerancias exactas. Este proceso reviste una importancia crítica para asegurar tanto la funcionalidad como la estética de las piezas antes de su entrega al cliente. La aplicación de estándares rigurosos en la maestranza garantiza la conformidad con las especificaciones y contribuye al éxito integral del producto final.

PROCESOS FUNDICION